La política del odio ya la vivimos en Chile con nefastas consecuencias, sin embargo, muchos dirigentes políticos parecen no haber aprendido la lección. Recientemente tuvimos líderes que sembraron el odio hablando contra el demonizado ¨lucro¨ pero que sin embargo, no titubearon en aceptar cupos parlamentarios de quienes ellos mismos criticaron, existiendo eso sí, un innegable beneficio económico eventual (lucro*).

Siempre existirán quienes siembren el odio, y como consecuencia siempre reaccionaran otros con odio frente a estas personas. Así surge la polarización. Dado esto, la libertad siempre será amenazada tanto por extrema izquierda como por la extrema derecha.

Por lo tanto, debemos siempre rechazar estas conductas, aprender de nuestro pasado y rechazar a los políticos y dirigentes que irresponsablemente caen en la política del odio. Debemos por el contrario, siempre defender la libertad. 

(Lucro*)=Ganancia o provecho que se saca de algo 
http://www.rae.es/drae/srv/search?id=DQGEsjHipDXX2FEtqzOt

Advertisements