Socialismo Bacheletista en Hacienda – Amenaza Real al Desarrollo

El supuesto sentir ciudadano intentará impetuosamente en la próxima elección llevar a cabo los cambios políticos ¨profundos¨, que la Concertación ¨no se atrevió a realizar¨ en una dirección de mayor ¨igualdad y justicia¨.

He aquí justamente la mayor amenaza para la ruta al desarrollo de nuestro país. Donde existe una presión a Bachelet por mover la frontera de la responsabilidad y aventurarse en acciones ¨distintas a las de la Concertación¨ pero mucho más cercanas a la imprudencia.

En respuesta a esta presión, el Bacheletismo según distintos medios, evaluaría alternativas en Hacienda que no comparten un sello distintivo de la misma Concertación, la solidez técnica de Universidades Top de Prestigio Mundial, digamos las Top 10 o 20 incluso.

http://www.shanghairanking.com/ARWU2012.html

http://www.usnews.com/education/worlds-best-universities-rankings/top-400-universities-in-the-world

Así, el Bacheletismo recurriría a un sello distintivo del Socialismo, la relativización de la excelencia como requisito de selección.

El criterio de selección cambia, ya no es un requisito meritocrático o técnico para un cargo. Es simplemente compartir ¨visiones¨ de sociedad común. Rasgo históricamente distintivo de Latinoamérica, que dista mucho del criterio de países Nórdicos Liberales, que la izquierda chilena supuestamente intenta emular, donde el conocimiento es el núcleo y base del progreso.

La izquierdización de la Concertación se reflejaría en que en Hacienda por primera vez no habría un PhD de una universidad de las primeras Top Mundiales. Puesto que el Socialismo las considera seguramente¨neoliberales¨ (a todas ellas). De esta manera, el candidato sería de:

– Universidad de Pittssburg

Chile de esta manera comenzaría su alejamiento de la ruta del progreso. Donde tal como en los países desarrollados, el capital humano, con conocimientos técnico y profundos de los líderes, son la base para alcanzar el desarrollo y progreso del país.

Simplemente, recordar cuando en 1970 el Ministro de Hacienda de la época Américo Zorrilla (PC) no tenía siquiera estudios académicos.